Seleccionar página

Ahora que te has puesto las mallas y estás decidida a salir a conquistar las pistas, el siguiente paso es decidir el lugar por el que vas a correr. Y no es ninguna trivialidad. Debes saber que esa es una decisión muy importante ya que cada terreno tiene sus pros y sus contras que pueden hacer que te lesiones, que te canses, o que te empapes los pies con facilidad.

Y como el conocimiento es el mejor amigo de cualquier gazella, hoy vamos a explicarte las ventajas (y las desventajas) de cada uno de los terrenos para que puedas elegir sabiamente con cuál te quedas. 😉 ¿Preparada? ¡Empezamos!

Asfalto:

Ventajas

La principal ventaja del asfalto es lo fácil de encontrar que es. Por suerte o por desgracia, casi todas vivimos rodeadas de asfalto, por lo que se nos hará fácil ponernos las zapatillas y salir a entrenar. Además, el recorrido que puedes hacer por asfalto es casi infinito, y al ser un terreno generalmente plano y estable, te costará menos correr y alcanzarás mayor velocidad (¡¡bieeennn!!).

Desventajas

Peeeero, las desventajas también son importantes. 🙁 El asfalto es el terreno más duro, por lo que el impacto en tus articulaciones será mucho mayor. Para evitar las lesiones en este tipo de terreno, sin duda, deberás optar por unas zapatillas con una buena amortiguación.

Tierra:

Ventajas

Aquí estamos hablando de un terreno mucho más blando que el asfalto, por lo que el riesgo de lesiones es mucho menor, pero sigue siendo lo suficientemente duro como para mantener una buena velocidad sin esfuerzo. Otra ventaja es que es común encontrar desniveles en los caminos de tierra, lo que nos ayudará a dar variabilidad a nuestro entrenamiento.

Además, los caminos de tierra suelen estar asociados a paisajes agradables, como un parque o la montaña, por lo que la belleza del paisaje nos ayudará a relajarnos y los árboles nos refrescarán en verano. 🙂

Desventajas

Si hay muchas piedras en el camino, o si el terreno no es uniforme, puedes correr el riesgo de un esguince o una torcedura, así que asegúrate de contar con zapatillas con un buen agarre. Además, cuando llueve es un terreno que se encharca fácilmente y se suele formar barro o placas de hielo si hace mucho frío.

Al correr por arena podemos quemar hasta el doble de calorías y entrenaremos la fuerza de nuestras piernas

Hierba:

Ventajas

Lo mejor de correr sobre hierba es que provoca mucho menos impacto en las articulaciones y menos dolor de pies y piernas después de entrenar. Además, suele ser un terreno llano y fresco en verano. ¡Pero hay más! Otra ventaja muy tentadora es que cuesta más correr, lo que significa que mejorarás la fuerza de tus piernas y quemarás más calorías. ¡YAY!

Desventajas

Ojito, no pierdas de vista que la hierba es un terreno que no es estable, así que, como en la tierra, tienes la posibilidad de una torcedura. Te cansarás más que corriendo por asfalto, en invierno no es el terreno más agradable si está mojado o helado y tiene una superficie limitada, ya que no es común tener cerca grandes superficies de hierba por las que correr.

 

Arena:

Ventajas

La principal ventaja de la arena es que, al igual que la hierba, desgasta menos tus articulaciones y te ayudará a no lesionarte. Pero otra gran ventaja, es que corriendo por arena puedes llegar a quemar hasta el doble de calorías por el esfuerzo que requiere dar cada paso, así que también ejercitarás más tus piernas. Y por último, pero no menos importante, te proporcionará un paisaje relajante y agradable que te ayudará a motivarte, ¿o qué gazella no disfruta viendo la playita mientras entrena?

Desventajas

Es muuuy exigente, por lo que te cansarás con mucha facilidad, y tus pies y tobillos estarán pisando en terreno irregular durante todo el recorrido, así que procura correr por arena mojada si tienes tendencia a torceduras y esguinces, o si acabas de volver de una lesión. Y siempre usando zapatillas, nunca descalza.

Pista de atletismo:

Es una superficie muy parecida al asfalto. ¿La ventaja especial? Al correr en un circuito cerrado, podrás tener los vestuarios y el agua cerca. ¿La desventaja? El paisaje será siempre el mismo.

La cinta es más blanda que el asfalto, y en ella podrás adaptar tu entrenamiento a lo que necesites cada día

Cinta de correr

Ventajas

La principal ventaja de la cinta de correr es que no dependes del clima. Puedes seguir tu entrenamiento aunque un huracán haya obligado a las demás gazellas a quedarse en casa. También te permite cambiar la inclinación y la velocidad cuando quieras, no luchas contra el viento, pisas sobre un terreno más blando que el asfalto, te obligas a mantener un paso uniforme, puedes dejar la botella de agua y los gadgets en la cinta en vez de llevarlos encima y te permite entretenerte viendo una serie mientras corres.

Desventajas

Puede resultar más aburrido, ya que no te mueves del sitio, el tipo de carrera no es el mismo al moverse la cinta bajo tus pies, y el ambiente del gimnasio o de tu casa no se compara con correr tranquilamente por el parque.

 

Ahora que ya conoces los pros y los contras de las diferentes superficies para correr, puedes elegir con criterio cuál de todas prefieres para tus entrenamientos. Eso sí, no te olvides de equiparte con unas buenas zapatillas adecuadas para el tipo de terreno que elijas para evitar lesiones. Teniendo eso bien pensado, ya solo tienes una cosa por hacer: salir y correr como el viento. 🙂