Seleccionar página

Una de las razones más frecuentes para no ponerse en forma es el tiempo. «No tengo tiempo para entrenar, tengo demasiadas cosas que hacer». Y sabemos que es cierto, porque nosotras también hemos pasado por eso. Pero créenos, si te organizas, todo es posible,

 

Presta atención a estos 8 consejos para que tu rutina y tus entrenamientos encajen como las piezas de un puzzle:

 

1. Establece una rutina diaria

Esto es el “abc” para mantener el hábito de hacer deporte. Si cada día entrenas a una hora diferente o si pones otras tareas frecuentemente por delante de los entrenamientos, es fácil que poco a poco vayas perdiendo el hábito y la motivación. Recuerda que solo vas a entrenar 3 o 4 veces por semana, así que el ejercicio no te va a requerir tiempo todos los días, pero cuando toque entrenar, no te lo saltes.

 

2. En vez de saltarte los entrenamientos, haz uno más corto

Si, aún planificándote, te surge un imprevisto y no puedes hacer el entrenamiento que querías, intenta hacer uno mucho más corto en un ratito que tengas libre. Con 10 minutos haciendo ejercicios de fuerza (sentadillas, planchas, zancadas, saltos…) te asegurarás de mantener tu rutina y tu actividad de ese día.

 

3. Aprovecha los fin de semana

Si durante la semana estás ocupadísima, dedica los fin de semana a cuidarte. Reserva los entrenamientos más largos para esos días, y cuando llegues a casa pasa un buen rato estirando, date una buena ducha y a masajéate los músculos que notes más tensos de las piernas con movimientos ascendentes para que la sangre circule hacia el corazón. Ese ritual es muy placentero y te ayudará a descansar y relajarte del ajetreo toda la semana.

El «batch cooking» es una tendencia que puede ayudarte en las semanas más ajetreadas

4. Organiza tus comidas, y prepáralas con tiempo

Si disfrutas cocinando todos los días, y es tu momento de relajación, este consejo no es para ti. Pero si eres de las que solo quieren cocinar algo rápido y seguir con sus cosas, puede que te convenga probar el “batch cooking”, es decir, preparar en una tarde la comida para toda la semana. Te librará de esa obligación diaria y así tendrás más tiempo para ti.

 

5. Cárgate de energía por la mañana

Muchas veces estamos agotadas por un mal descanso y una mala alimentación, lo que repercute en que al final del día tengamos ganas de todo, menos de ponernos las zapatillas. Intenta dormir tus 8 horitas, beber mucho por la mañana, y tomar alimentos ricos en vitaminas y hierro (sobre todo si estás cerca de tu regla) y energéticos (especialmente si ese día tienes entrenamiento).

A veces intentamos cubrir esa necesidad de energía con el café, que a lo largo de las horas nos pone todavía más cansadas. Intenta sustituir el café por buenos hábitos y verás que la energía te durará mucho más.

 

Bonus para madres 

 

Si eres madre, o tienes un trabajo con horarios infernales, puede que estés sonriendo ahora mismo y pensando “ay, dormir 8 horas y organizar las comidas, qué lujos”. Lo sabemos, muchas de nosotras no disponemos de todo el tiempo que nos gustaría para cuidarnos, así que hay 3 trucos extras para entrenar si estás muy “hasta arriba”.

La noche es la hora perfecta para dedicarte tiempo y salir a correr

 

6. Ten una mochila con tu ropa de deporte en el trabajo

Si tienes horarios muy raros, o si al llegar a casa te absorbe la maternidad, puede que te ayude entrenar justo después de salir de trabajar. Así al llegar a casa te das una ducha, y “a otra cosa, mariposa”.

 

7. Haz un grupo de deporte con las compañeras de trabajo.

En línea con lo anterior, si consigues animar a unas cuantas compañeras de trabajo a entrenar juntas al final de la jornada, tendréis un momento para entablar una mejor relación fuera del trabajo y podréis hacer piña para motivaros entre vosotras.

 

8. Aprovecha la noche.

Si eres madre y no dispones de una pareja que pueda ocuparse de las necesidades de tu peque, el momento más tranquilo del día será a primera hora de la mañana o por la noche, cuando tu hijo o hija duerme y todavía tienes un ratito para ti. Especialmente por la mañana, hacer ejercicio te ayudará a activarte para el resto del día, así que es muy buena alternativa.

 

Así que ya sabes, la organización es la clave del éxito, y esperamos haberte ayudado a cuadrar un poco mejor tu día 😉