Seleccionar página

La mayoría de nosotras, desde pequeñas, hemos crecido viendo como los niños juegan al fútbol, y hacen las mejores marcas en clase de gimnasia, quedando nosotras de lado en estas actividades, o siendo sujeto de burlas si nos animábamos a participar en esas actividades junto a nuestros compañeros.

Poco a poco se nos ha ido formando una idea de que las mujeres no somos tan buenas haciendo deporte. ¡Y de eso, nada!

Ponerte las zapatillas y salir a correr es el primer paso para que te demuestres a ti misma que puedes ponerte en forma, divertirte, e incluso llegar a correr una carrera oficial ¿por qué no?

Aunque una competición no sea tu objetivo final, es una sensación maravillosa estar en la línea de salida después de todo el esfuerzo que te ha llevado llegar hasta ahí, ver a tu familia desde la valla animándote y, por qué no, llegar a la meta mejorando tu marca personal.

 

Todas podemos correr una maratón

Sí, no lo decimos por decir, si Kathrine Switzer pudo llegar a correr la maratón de Boston en el 1967 esquivando a los de seguridad, ya que no se permitía que las mujeres participaran, todas podemos llegar a correrla.

Pero antes de llegar ahí, hay muchas carreras en las que podemos participar. Las hay de 5 km, que se celebran de forma habitual y que puedes completar tranquilamente en menos de 30 minutos. No parece mucho, ¿verdad?

Las Carreras de la Mujer, que se celebran todos los años en varias ciudades españolas, también son un excelente momento para probarte a ti misma, ya que son un poquito más largas (suelen ser algo más de 6 km) y puedes ir con amigas o familia.

Cuando le pilles el gustillo, puedes ir buscando cada vez un reto mayor, o bajar los tiempos en los que corres una distancia que te guste. Lo importante es que no te estanques, que disfrutes, y que tu autoestima suba con cada reto que cumplas..

Aunque tengas 78 años o acabes de dar a luz, puedes calzarte las zapatillas y ponerte en forma

Nunca es tarde para empezar

Al contrario, siempre es un buen momento. Además de todos los beneficios que tiene para la salud, correr es una excelente forma de liberar tu mente de la rutina y demostrarte que puedes seguir aprendiendo e iniciando nuevas actividades.

Si en los carteles de las tiendas de deporte solo vemos a chicas jóvenes con cuerpos esculturales, es porque no valoran la enorme diversidad de corredoras que hay y todo lo que podemos lograr.

Vamos a ponerte algunos ejemplos de autenticas mujeres maravilla que han conseguido grandes logros a pesar de tener el viento de cara:

 

Ida Keeling: Empezó a correr a los 67 años, ¡nada menos! Y desde entonces, con su metro y 37 centímetros de altura, no ha parado de batir récords. Actualmente tiene 104 años y ahí sigue, dejando a más de uno con la boca abierta con sus 100 metros lisos.

 

Deirdre Larking: Empezó a correr con 78 años para combatir la osteoporosis y ahora, con 85, ha cruzado la meta de más de 500 carreras y, entre ellas, una media maratón completada en 2 horas y 5 minutos, un récord en su categoría. ¡Queremos ser como Larking!

 

Jasmin Paris: Esta impresionante mujer de 35 años ganó, batiendo el récord, la ultramaratón más dura del mundo (431 km), recorriendo la mayor parte de noche. Y no solo eso, acababa de ser madre y en las paradas aprovechaba para sacarse la leche. Ella demuestra que después de un embarazo es un momento ideal para ponernos las mallas y volver a estar en forma.

 

¿Necesitamos más excusas para no ponernos las zapatillas y conseguir lo que nos propongamos?